¡Hola! Soy Isabel Grasa.

Licenciada en Traducción e Interpretación y especialista en Didáctica del Español de Negocios. Nací en Cataluña, me crié en la frontera francesa y estoy enamorada de la lengua y la cultura española. Me encanta el sol, el mar me libera y quedar con los amigos a hacer un café me da la vida. A pesar de ser todo typical spanish…, no. No vivo en España. Eso sí, me escapo con mi familia siempre que puedo a la isla de Menorca, donde compramos una casa en la que me encantará recibirte algún día.
Llevo 22 años viviendo en Alemania, desde donde ayudo a altos ejecutivos y mujeres empresarias de todo el mundo a conectar con el español para tener éxito en los negocios. Mi misión es que te enamores de la cultura española para que te comuniques con seguridad y fluya la conversación.

NO SOY UNA ACADEMIA, NI TU PROFESORA, PERO JUNTOS VAS A APRENDER ESPAÑOL, QUE ES MUCHO MÁS QUE UN IDIOMA.

Aunque he sido profesora de español para empresas como Lufthansa o Deutsche Bank  y he dado clases durante muchos años, ni soy una academia ni solo enseño español. De la misma forma que mi padre y mi madre nunca fueron solo maestros de química y física. He heredado de ellos la pasión por comunicarse y su empeño en conectar con las personas que eran sus alumnos. Desde bien pequeña, entendí que el aprendizaje depende de la conexión que tienes con tu maestro.

ES IMPORTANTE ESCOGER BIEN A LA PERSONA QUE TE INTRODUCE EN UNA LENGUA PARA QUE LA RELACIÓN CON ESA NUEVA CULTURA SEA FLUIDA Y AMOROSA.

Por ejemplo, no sé si me enamoré del francés o es que me encantaba mi profesora Chantal. Ella me enseñó que aprender un idioma es fácil si es un proceso placentero y no una obligación. De niña, deseaba ir a sus clases. Me reencontraba con el grupo y comentábamos nuestras vidas, la última película que habíamos visto y los planes del fin de semana. De hecho, creo que de aquella grata experiencia nace en parte mi método Comprende y el Club de Conversación para disfrutar aprendiendo español.

¡Hola! Soy Isabel Grasa.
Licenciada en Traducción e Interpretación y especialista en Didáctica del Español de Negocios. Nací en Cataluña, me crié en la frontera francesa y estoy enamorada de la lengua y la cultura española. Me encanta el sol, el mar me libera y quedar con los amigos a hacer un café me da la vida. A pesar de ser todo typical spanish…, no. No vivo en España. Eso sí, me escapo con mi familia siempre que puedo a la isla de Menorca, donde compramos una casa en la que me encantará recibirte algún día.
Llevo 22 años viviendo en Alemania, desde donde ayudo a altos ejecutivos y mujeres empresarias de todo el mundo a conectar con el español para tener éxito en los negocios. Mi misión es que te enamores de la cultura española para que te comuniques con seguridad y fluya la conversación.

NO SOY UNA ACADEMIA, NI TU PROFESORA, PERO JUNTOS VAS A APRENDER ESPAÑOL, QUE ES MUCHO MÁS QUE UN IDIOMA.

Aunque he sido profesora de español para empresas como Lufthansa o Deutsche Bank  y he dado clases durante muchos años, ni soy una academia ni solo enseño español. De la misma forma que mi padre y mi madre nunca fueron solo maestros de química y física. He heredado de ellos la pasión por comunicarse y su empeño en conectar con las personas que eran sus alumnos. Desde bien pequeña, entendí que el aprendizaje depende de la conexión que tienes con tu maestro.

ES IMPORTANTE ESCOGER BIEN A LA PERSONA QUE TE INTRODUCE EN UNA LENGUA PARA QUE LA RELACIÓN CON ESA NUEVA CULTURA SEA FLUIDA Y AMOROSA.

Por ejemplo, no sé si me enamoré del francés o es que me encantaba mi profesora Chantal. Ella me enseñó que aprender un idioma es fácil si es un proceso placentero y no una obligación. De niña, deseaba ir a sus clases. Me reencontraba con el grupo y comentábamos nuestras vidas, la última película que habíamos visto y los planes del fin de semana. De hecho, creo que de aquella grata experiencia nace en parte mi método Comprende y el Club de Conversación para disfrutar aprendiendo español.

Un idioma, para quererlo, tiene que abrirte puertas.

Eso y que haya feeling.

¹ Nota al pie: Sí, siempre he boicoteado el inglés. Eso es muy typical spanish también. No puedes amar el francés y el inglés a la vez, de la misma forma que no puedes ser del Barça y del Madrid , ¿sabes? Es una larga historia, si quieres ya te la contaré.
Me explico. Durante todo el instituto estudié francés. Cuando llegué a la facultad de Traducción e Interpretación tuve que incorporar un nuevo idioma a mi vida. Obviamente, descarté el inglés. Yo era fiel a mi profesora Chantal.¹
Así que, para decidirme entre el ruso y el alemán, les pedí a dos de mis vecinas nativas que me leyeran un texto en su lengua materna.

ME ENCANTÓ EL ALEMÁN Y ME SEDUJO LA IDEA DE LEER A GOETHE EN ORIGINAL. ASÍ QUE LO ESCOGÍ COMO MI SEGUNDO IDIOMA EXTRANJERO EN LA UNIVERSIDAD.

En el último curso de la carrera en la Universidad Autónoma de Barcelona, me vine de Erasmus a Heidelberg. Como hablando se entiende la gente, que decimos en España, respondí a un anuncio en la uni en el que un alemán buscaba a una persona nativa española para mejorar su conversación. Benditos bares y benditas cervezas.

Me explico. Durante todo el instituto estudié francés. Cuando llegué a la facultad de Traducción e Interpretación tuve que incorporar un nuevo idioma a mi vida. Obviamente, descarté el inglés. Yo era fiel a mi profesora Chantal.¹
Así que, para decidirme entre el ruso y el alemán, les pedí a dos de mis vecinas nativas que me leyeran un texto en su lengua materna.

ME ENCANTÓ EL ALEMÁN Y ME SEDUJO LA IDEA DE LEER A GOETHE EN ORIGINAL. ASÍ QUE LO ESCOGÍ COMO MI SEGUNDO IDIOMA EXTRANJERO EN LA UNIVERSIDAD.

En el último curso de la carrera en la Universidad Autónoma de Barcelona, me vine de Erasmus a Heidelberg. Como hablando se entiende la gente, que decimos en España, respondí a un anuncio en la uni en el que un alemán buscaba a una persona nativa española para mejorar su conversación. Benditos bares y benditas cervezas.

¹ Nota al pie: Sí, siempre he boicoteado el inglés. Eso es muy typical spanish también. No puedes amar el francés y el inglés a la vez, de la misma forma que no puedes ser del Barça y del Madrid , ¿sabes? Es una larga historia, si quieres ya te la contaré.
Pont

Los bares siempre me han cambiado la vida. Bueno, las personas y las conversaciones que tengo alrededor de un café, un vino o una cerveza.

El estudiante del anuncio, me regaló a los meses un libro de Goethe que, tras varios años casados, todavía no me he leído. Y así fue como caló en mí la idea de vivir en un país de cielos grises a los que no me acostumbro. Los combato a diario con orquídeas, centros de flores y plantas de hojas verdes que llenan de vida, color y luz mi casa.

Un idioma nos cambia por dentro y por fuera

Mi principal motivación para aprender idiomas siempre ha sido viajar y conocer nuevas culturas para seguir creciendo como persona. Con el tiempo, la experiencia personal y también la adquirida a través de mis alumnos o cómplices culturales, como me gusta llamarlos, he comprobado que desarrollamos nuevas formas de relacionarnos y de ser según la lengua en la que nos expresamos.
Yo no soy la misma cuando hablo español que cuando me expreso en alemán, Sin pretenderlo ni poderlo evitar, el idioma lleva intrínseco unos toques culturales que te cambian por dentro y por fuera. Y eso es bueno. Saberlo siempre da ventaja.
Así que dime: ¿quieres llevar ventaja en tu próxima conversación en español?

Por si la próxima conversación en español que vayas

a tener es conmigo, te doy información extra sobre mi.

Ya sabes, para llevar doble ventaja.

Me llena de energía

El Late Matcha. Hace poco he cambiado hábitos alimentarios y el late matcha ha substituido el café. Cuando me mudé a Alemania mi padre bromeó advirtiéndome que se me habían acabado los cortados. En España es costumbre quedar con los amigos a tomar un café y pasarse la tarde hablando. ¡Ni se lo imaginaba que acabaría dejando el café!

Las flores. En mi casa siempre hay flores frescas y plantas en la ventana. Su belleza me inspira.

Reír a carcajadas. Es algo que me sale con facilidad cuando hablo con mis amigas y juego con mis hijos.

Mis hijos. Sara y Rafael. Ellos me enchufan directamente a la corriente.

Escribir diarios. Empecé a escribir mi diario a los 16 años, en pleno existencialismo adolescente. Lo he recuperado hace poco y escribo a pluma. Me encanta compartir con mi hija mi pasión por la tinta y las plumas.

Enviar y recibir cartas. Lo hago menos de lo que quisiera y todavía recuerdo aquellas de seis folios que me costaban un sello doble porque pesaban más de la cuenta.

Ir en bicicleta. Me encanta sentirme libre y observar las pequeñas cosas que me encuentro en el camino.

Cuidarme y cuidar. De la salud y la alimentación de mi familia. Procuramos tomar decisiones a favor nuestro y del planeta.

El mar. El mar me aporta paz y calma, me transforma.

Compartir conversaciones contigo. Sí, dar clases, acompañar a mis cómplices culturales, clientes y en definitiva, me llena de energía escuchar y aprender mientras compartimos conocimientos. Las relaciones humanas.

Escuchar la radio. En casa somos de tradiciones vintage y nos despertamos sintonizando la radio.

Cantar y bailar. Puedo hacerlo perfectamente sola pero acompañada es un placer doble.

Un buen jamón ibérico. Mi madre me los envía de España y eso es vida.

Un te quiero de mis hijos. Eso, más que llenarme de energía, me eleva al séptimo cielo.

Leer. Me encanta leer porque aprender me llena de vitalidad. Blogs, artículos de todo tipo y libros. Soy muy de poner notas al pie. Si te presto un libro, verás que lo subrayo y lo escribo con lápiz. Mi hora es antes de ir a dormir.

Pont

Por cierto, en todas mis newsletter pongo también notas al pie. Si te pica la curiosidad, suscríbete aquí.

Por si la próxima conversación en español que vayas

a tener es conmigo, te doy información extra sobre mi.

Ya sabes, para llevar doble ventaja.

Me llena de energía

El Late Matcha. Hace poco he cambiado hábitos alimentarios y el late matcha ha substituido el café. Cuando me mudé a Alemania mi padre bromeó advirtiéndome que se me habían acabado los cortados. En España es costumbre quedar con los amigos a tomar un café y pasarse la tarde hablando. ¡Ni se lo imaginaba que acabaría dejando el café!

Las flores. En mi casa siempre hay flores frescas y plantas en la ventana. Su belleza me inspira.

Reír a carcajadas. Es algo que me sale con facilidad cuando hablo con mis amigas y juego con mis hijos.

Mis hijos. Sara y Rafael. Ellos me enchufan directamente a la corriente.

Escribir diarios. Empecé a escribir mi diario a los 16 años, en pleno existencialismo adolescente. Lo he recuperado hace poco y escribo a pluma. Me encanta compartir con mi hija mi pasión por la tinta y las plumas.

Enviar y recibir cartas. Lo hago menos de lo que quisiera y todavía recuerdo aquellas de seis folios que me costaban un sello doble porque pesaban más de la cuenta.

Ir en bicicleta. Me encanta sentirme libre y observar las pequeñas cosas que me encuentro en el camino.

Cuidarme y cuidar. De la salud y la alimentación de mi familia. Procuramos tomar decisiones a favor nuestro y del planeta.

El mar. El mar me aporta paz y calma, me transforma.

Compartir conversaciones contigo. Sí, dar clases, acompañar a mis cómplices culturales, clientes y en definitiva, me llena de energía escuchar y aprender mientras compartimos conocimientos. Las relaciones humanas.

Escuchar la radio. En casa somos de tradiciones vintage y nos despertamos sintonizando la radio.

Cantar y bailar. Puedo hacerlo perfectamente sola pero acompañada es un placer doble.

Un buen jamón ibérico. Mi madre me los envía de España y eso es vida.

Un te quiero de mis hijos. Eso, más que llenarme de energía, me eleva al séptimo cielo.

Leer. Me encanta leer porque aprender me llena de vitalidad. Blogs, artículos de todo tipo y libros. Soy muy de poner notas al pie. Si te presto un libro, verás que lo subrayo y lo escribo con lápiz. Mi hora es antes de ir a dormir.

Pont

Por cierto, en todas mis newsletter pongo también notas al pie. Si te pica la curiosidad, suscríbete aquí.

Me encanta aprender y estudiar.

Este es parte de mi currículum que puedes ver más extenso en Linkedin:

Después de estudiar Traducción e Interpretación en la Universidad Autónoma de Barcelona hice el Máster Universitario en Formación del Profesorado de Educación Secundaria (Lengua y Literatura Española).

Tras mi experiencia en Alemania y trabajar para las primeras empresas, cursé el Postgrado de “Especialista en didáctica del español de los negocios” en la Universidad Complutense de Madrid.

En el Instituto Cervantes, he hecho varios cursos de enseñanza del español como lengua extranjera y te confieso que no dejo de hacerlos. Me gusta estar al día y seguir aprendiendo para acompañar mejor a mis clientes y cómplices como tú.

Me encanta aprender y estudiar.
Este es parte de mi currículum que puedes ver más extenso en Linkedin:

Después de estudiar Traducción e Interpretación en la Universidad Autónoma de Barcelona hice el Máster Universitario en Formación del Profesorado de Educación Secundaria (Lengua y Literatura Española).

Tras mi experiencia en Alemania y trabajar para las primeras empresas, cursé el Postgrado de “Especialista en didáctica del español de los negocios” en la Universidad Complutense de Madrid.

En el Instituto Cervantes, he hecho varios cursos de enseñanza del español como lengua extranjera y te confieso que no dejo de hacerlos. Me gusta estar al día y seguir aprendiendo para acompañar mejor a mis clientes y cómplices como tú.

Pont

Y bueno, que sí, que sé que esta sección va sobre mi, y de esto he hablado, pero a mi lo que me va a encantar es saber de ti. ¿Quedamos?

Nota al pie: Si quieres recibir semanalmente contenido para incorporar el español a tu día a día de manera fácil y divertida suscríbete a mi newsletter, donde ya sabes que encontrarás notas al pie.